OPINION DEL LECTOR:

OPINIONES DE UN GANADERO LLANERO (Daniel Omaña), PREOCUPADO POR EL DETERIORO QUE LE ESTAMOS CAUSANDO AL PLANETA Y POR EL TEMA DE LA CEBUIZACIÓN DE LA GANADERÍA COLOMBIANA, ESTE ÚLTIMO ARTICULO: XIII CONGRESO MUNDIAL BRAHMAN, ESCRITO EN EL 2006, CON MOTIVO DEL CONGRESO MUNDIAL DE LA RAZA, EL CUAL NO TUVO ACEPTACIÓN EN LAS REVISTAS PECUARIAS Y UD. Sr. LECTOR LO PODRÁ LEER ACÁ.

 Ver anexos abajo: PRODUCCIÓN LIMPIA Y SOSTENIBLE; BIOTOPO y BIOCENOSIS XIII CONGRESO MUNDIAL BRAHMAN.

__________________________________


INTERESANTES PLANTEAMIENTOS DEL Dr. GUSTAVO OSSA SARAZ SOBRE CÓMO DESARROLLAR UN PLAN DE MEJORAMIENTO GENÉTICO EN LA GANADERÍA CRIOLLA COLOMBIANA. Ver anexo (Attachment) abajo del artículo: Factible-Desarrollar-Mejoramiento_Criollos.pdf de Gustavo Ossa Saraz, Zoot., MSc., PhD*. Centro de Investigación Turipaná, CORPOICA, Cereté, Córdoba (Col)

_______________________________________________________

HARTON DEL VALLE

Una raza criolla en peligro de extinción

MARINO VALDERRAMA RODAS

Medico Veterinario

Clasificador de HARTON DEL VALLE.

En la década de los años 50, el Valle del Cauca fue, después de Cundinamarca, el segundo productor de leche en Colombia, lo cual se logró por la explotación de razas especializadas introducidas al país en 1920 y con mas intensidad en los años 30; las principales importaciones fueron de las razas: Holstein, Ayrshire, Normando, Shorthorn lechero.  

Por la fertilidad de sus suelos, un régimen de lluvia aceptable, la adopción de tecnologías de esa época y el surgimiento de una planta procesadora de leche, instalada en 1944 en Bugalagrande, con asistencia técnica continua y oportuna  a los proveedores, se convirtió en el primer Departamento productor de leche en tierras calidas secas.

Estas razas importadas, exigentes en manejo y nutrición, no fueron competitivas en las zonas más secas, como en los municipios de Roldanillo, Vijes, Yotoco, en los que persistió, gracias a su adaptación y a las influencias de las razas de moda importadas, la raza criolla de la región, denominada HARTON DEL VALLE. Los ganaderos no fueron ajenos a esta moda, pero fracasaron cuando llegaban los fuertes periodos secos imperantes en estas zonas.

Cuando el cruce absorbente de las importadas con vacas criolla llegaba al ¾ de raza foránea, su descendencia sufría un deterioro en su adaptabilidad, lo que lo hacia menos productivo y reproductivo; para mejorarlo, se tenia como recurso, la utilización de toros criollos producidos en las zonas áridas del Departamento, para lograr una regresión genética, buscando mejorar la adaptabilidad y la fertilidad perdida en la descendencia con los nuevos genes importados. Este hecho repetitivo en la historia de la ganadería Colombiana, se ha venido sucediendo desde que se importaron los primeros ejemplares de razas lecheras desde Panamá por prestantes ganaderos de la región. Luego surge la revolución verde de los años 60, cuando el Gobierno de esa época, promovió la agricultura tecnificada, que trajo la mayor importación de maquinaria y equipos, la tala razante de árboles y la reducción del ecosistema, para dar paso a la producción agrícola intensiva y la reducción del área ganadera.

Estas áreas agrícolas de producción de cereales, tuvo una reducción vertiginosa en la década de los años 90, por la apertura económica establecida por el Gobierno de esta época, quedando la opción de establecer contratos de producción de caña de azúcar a largo plazo con los Ingenios azucareros o arrendar o vender el predio. Hoy, con la posibilidad de un tratado de libre comercio con Estados Unidos, la producción de alcohol carburante es la opción contemplada por los Ingenios que origina una demanda de tierras para producción de su materia prima.

Las entonces ganaderías especializadas en la producción de leche, se redujeron hasta casi extinguirse en la zona plana agrícola del Valle del Cauca, siendo una de ellas, la empresa ATOGAN LTDA, que llego a establecer  doble ordeño mecanizado con tres mil vacas diarias en producción, basado en la utilización de la raza criolla HARTON DEL VALLE, por su excelente adaptabilidad, fertilidad y resistencia a hemoparasitos, que hacían mas competitiva la producción de leche.

Lamentablemente, los precios de la leche limitados por el Gobierno durante varios años, desestimulo este renglón productivo regional, acelerando aun más la reducción de las ganaderías establecidas en las fértiles tierras de la zona plana del Valle del Cauca.

Estos hechos económicos, por efecto de los cambios de políticas del Gobierno de turno, la globalización de la economía y la inseguridad en la región, convierten al Valle del Cauca en un importador de leche de otras regiones.

Sumado a los anteriores hechos, la tenencia del ganado criollo en las pocas ganaderías localizadas en este departamento, en propiedad de familia de tradición que al cambiar de propietarios o administradores por herencia, están decidiendo acabar o reducir su inventario. Así ocurrió en dos ganaderías de mayor tradición, una establecida en 1958 en Candelaria y la otra en 1890 en Roldanillo y con la decisión de vender un núcleo de 200 ejemplares puros localizados en Chinu, Córdoba, en 1965.

Sumando a lo anterior, se viene destinando áreas ganaderas a la siembra de Caña de azúcar, produciendo una reducción de inventarios, como sucedió en la ganadería que poseía la mayor población de este núcleo criollo en el Municipio de Tuluá.

En el Censo de 1986 dio una población de 10500 ejemplares, 5000 de ellos localizados en el Valle del Cauca, hoy podemos afirmar que la población de este recurso genético puede estar en menos de 3000 ejemplares puros.

Podemos afirmar, que estos ganados desplazados a otras regiones están siendo utilizados como receptoras de embriones de razas importadas como el Simmental, Angus, Limosin, las que finalmente son destinadas a sacrificio o en cruzamiento con la utilización de semen o toros de razas foráneas. Son muy pocos los ganaderos de otras regiones que deciden multiplicarlo, a falta de un acompañamiento o asesoria técnica que garantice su mejoramiento y comercialización.

Todos los esfuerzos que han hecho los investigadores de biotecnologías en las Universidades, los ganaderos convencidos de insistir y persistir en la conservación y utilización de estos genes naturalizados al trópico y de resistirse a la utilización de nuevas razas de moda, conservando al menos un pequeño núcleo, no compensa con la poca o nula política de Estado de conservar este recurso genético, en bien de la seguridad alimentaría del país.

De nada a valido las investigaciones científicas que han realizado los genetistas de la Universidad de Antioquia, Nacional de Colombia sede Palmira, quienes demostraron la presencia de genes que mejoran la calidad de la carne y la leche y la resistencia genética a enfermedades como la Brucelosis. Los esfuerzos que han podido realizar los criadores asociados en ASOCRIOLLO, no se refleja en una de política de Estado que motive  la conservación y utilización de este núcleo genético criollo, como ocurre en otros países, según el ultimo simposio de razas criollas realizado en Palmira.

Necesitamos dolientes en el Gobierno, en el congreso, en las agremiaciones ganaderas, y en los criadores de la raza, para que insistan, persistan y resistan en su utilización hasta el dia en que motivados por una ley de conservación de recursos genéticos, continúen en su selección y mejoramiento como núcleo puro de este criollo que tiene mayor producción de leche, genes de calidad de leche y carne, como también ser uno de los mayor demanda en su utilización en cruces F1 en las sabanas secas de Sucre, Bolívar, Magdalena y Cesar.


Ċ
German Martinez Correal,
Oct 9, 2009, 2:22 PM
Ċ
German Martinez Correal,
Aug 10, 2009, 2:52 PM
Ċ
German Martinez Correal,
Oct 9, 2009, 2:22 PM
Ċ
German Martinez Correal,
Oct 13, 2009, 2:41 PM
Comments